«Es un escándalo dicen…»

I

El asesinato del fiscal Alberto Nisman por parte del régimen kirchnerista es una infamia y una canallada que reinicia en nuestra patria la tragedia del terrorismo de Estado. Dar con los culpables es una exigencia democrática y un acto de justicia en medio de tanta impunidad.

II

La masacre de León Suárez perpetrada por la Revolución Libertadora en 1956 es equivalente al asesinato de Nisman en enero de 2015. Lo de Américo Ghioldi: “Se acabó la leche de la clemencia” es muy similar a “Nisman es un turro y un sinvergüenza”, vomitada por Aníbal “Morsa” Fernández.

III

Dudo que en el futuro el kirchnerismo sea recordado por sus “bondades sociales”, o su gesta antimperialista, o su vocación latinoamericana, incluso por la voracidad de sus jefes para acumular dinero. Lo dudo. Por el contrario, sí creo que cuando los historiadores intenten comprender este atormentado y agobiante proceso histórico llamado kirchnerismo, el dato más significativo, la señal más elocuente, el episodio que mejor lo representa, será el asesinato del fiscal Alberto Nisman.

IV

“Yo fui al futuro y vi que todo sale bien y volví”, dijo el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro. Y pensar que alguna vez la izquierda se dijo laica y científica, hija de la ilustración y el progreso. Maduro y su oscurantismo. Más cerca de López Rega que de Carlos Marx.

V

En todo dictador hay algo de payaso, de payaso siniestro maquillado no con pintura sino con sangre; payaso siniestro que concibe al pueblo como la platea del circo. Nicolás Maduro hablando del pajarito, de los rollos de papel higiénico o de sus viajes al futuro nos recuerda los show trágicos montados por aquellos otros payasos que se llamaron Hitler, Stalin o Mussolini.

VI

De la fuente de Plaza de Mayo en 1945 al piletazo de D’Elía en 2019. Sinceramente, nunca me sensibilizó el 17 de octubre, pero admitamos que entre aquella jornada y ésta hay diferencias; la diferencia entre el original y el mamarracho; entre la historia y la histeria; entre lo serio y el ridículo

VII

De Roberto Lavagna no me preocupan su edad ni su pasado ni sus ideas. Me preocupa aquello que seguramente a él mismo lo preocupa: ser el candidato de diferentes minorías muchas de las cuales poco tienen que ver entre sí. A Lavagna lo imagino algo así como un bote asediado por náufragos de la política que en su ansiedad por sobrevivir corren el riesgo de hundirlo. Y él lo sabe.

VIII

Cuando Diana Conti propone retornar a la Constitución de 1949, ¿está pensando en una convocatoria fraudulenta, en otorgar mayor poder al Ejecutivo, en suprimir y limitar libertades o, sencillamente, está pensando en la reelección indefinida y la supresión del derecho de huelga?

IX

Atendiendo a sus ideas sobre nación y trabajadores extranjeros, sobre legalidad y violencia, del piloto y dirigente gremial kirchnerista, Pablo Biró, muy bien podría decirse que si viviera en Francia sería un aguerrido militante del Frente Nacional Lepenista; en Hungría, compadre de Viktor Orbán y en Italia, la mano derecha de Matteo Salvini.

X

No confundamos los tantos. No confundamos víctimas con verdugos. La víctima no es Milagros Sala, las víctimas son las pobres gentes sometidas, maltratadas, estafadas y despojadas de sus derechos y propiedades por quien traicionó a todos, incluso a los coyas que dijo representar.

XI

Milagros Sala condenada por la Justicia. Es justo y ejemplar que los corruptos(as) vayan a la cárcel. Pero, sinceramente, no es justo que “una negra y coya” como dice ella, esté entre rejas, mientras que su jefa, la exitosa y coqueta abogada de El Calafate, continúe en libertad.

XII

“El cuarenta por ciento de los encuestados tiene dificultades para comprender los textos”. Una aclaración: los encuestados no son pobres ni son niños, son… créase o no, los maestros. Así como se lee: el 40 por ciento de los maestros de Baradel tiene dificultades para comprender los textos.

XIII

Es grave que el cuarenta por ciento de maestros tengan dificultades de comprensión de textos. Es grave, pero podría solucionarse si el Estado tomase la decisión de capacitar a los maestros. El problema es que para realizar esa tarea la principal resistencia la opondrían los sindicatos.

XIV

La antinomia en materia de seguridad es impunidad o sanción. ¿Es tan difícil entenderlo? Lo que la sociedad reclama es que los que maten, roben, violen, vayan presos. Lo que indigna es la puerta giratoria, todo un régimen de poder -policías, fiscales, jueces, abogados- dedicado a vivir de la protección a los delincuentes.

XV

Endurecer el régimen penal sin atender variables educativas y sociales, tal vez no provoque grandes resultados porque el tema es serio, pero lo que con seguridad perjudica a la sociedad es no hacer nada, dejar todo como está. La sociedad tiene derecho a defenderse. Yo prefiero que lo haga en el marco de la ley y no con escuadrones de la muerte.

XVI

Si el crimen avanza, la obligación de la sociedad es endurecer sus defensas mientras se ensayan soluciones humanitarias a mediano y largo plazo. Todo lo que se haga en materia de prevención es bueno, pero lo que no se puede hacer es dejar indefensa a la gente en nombre de futuros y a veces improbables logros sociales.

XVII

Cuarenta y ocho por ciento de inflación anual. A la cifra ya la conocíamos pero no está de más tenerla presente. Con los años, aprendí que para todo hay explicaciones, incluso para lo peor, pero que ciertos datos de la realidad no se arreglan sólo con explicaciones. También aprendí esta frase que el presidente Macri debería tenerla impresa en el dormitorio, en el baño, en su despacho: “Serás prisionero de tus palabras y dueño de tus silencios”.

XVIII

Sinceramente, y con las manos en el corazón, les digo que el gobierno de Mauricio Macri me despierta muchas dudas, pero, no obstante ello, debo confesarles que un futuro gobierno de Cristina no me despierta ninguna duda. Conclusión: prefiero las dudas que suscita Macri a las certezas con las que nos amenaza Cristina.

XIX

No hay consuelo, no hay resignación por la muerte de Agustina, la adolescente asesinada por alguien que nos confirma una vez más que así como el ser humano es capaz de crear amor, también es capaz de cometer atrocidades que ni las bestias más feroces se animarían a cometer.

XX

Hoy no me quiero apartar de Agustina. Que ninguna estadística, ninguna cifra, ninguna lúcida categoría teórica nos aleje un instante de ella, de su exclusiva humanidad, de esa contagiosa alegría que repartía con su sonrisa, de esos ojos oscuros como sombra fresca o pozo de aguas dulces y limpias, de esa voz pulida por esa inequívoca vibración adolescente. No soy creyente, pero la pregunta es inevitable. Dios mío, ¿por qué la abandonaste? Sí, ¡ésa es la pregunta! ¿Por qué Dios, o el destino, la dejó sola en esa borrascosa y desoladora fracción de tiempo?

XXI

Las violaciones sexuales a mujeres son una dolorosa y periódica realidad que en muchos casos incluye la muerte de las víctimas. Es, por lo tanto, un tema muy serio, muy delicado, muy infame si se quiere, para dejarlo en manos de personajes de la farándula.

XXII

En la porteña pizzería La Americana de avenida Callao, cien energúmenos marca K, insultando a cuatro mujeres mayores que decidieron no sumarse al candombe. Pregunto: ¿éste es el destino que nos aguarda a los argentinos si Ella regresa al poder?

XXIII

En una escena de la película “Cabaret”, los jóvenes empiezan a cantar una canción nazi. Todos cantan menos un viejo obrero a quien, sin embargo, nadie obliga a sumarse al jolgorio. Ese beneficio que tuvo el obrero por parte de los nazis, no lo tuvieron las señoras en la pizzería La Americana.

XXIV

A su manera y adaptada a los nuevos tiempos, en la pizzería La Americana los kirchneristas celebraron su sagrada “fiesta del monstruo”. La víctima esta vez no fue un joven judío, sino cuatro señoras mayores. Y otra diferencia: los autores no fueron Borges o Bioy Casares, sino Aníbal “Trucha” Fernández.

XXV

No todo el peronismo es kirchnerista, pero el kirchnerismo es la expresión mayoritaria del peronismo. Que esto sea así no es culpa de Macri sino del propio peronismo, ya que atendiendo la dureza de los hechos hay buenos motivos para pensar que, en las actuales circunstancias históricas el kirchnerismo es quien mejor representa “los deseos imaginarios” del peronismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.